Volver a portada

Amigos de la Bici, Salamanca

 


LA BICICLETA DEL CICLOTURISTA

Cualquier bicicleta es buena para iniciarse en la práctica del cicloturismo. Sin embargo, algunas reunen mejores condiciones que otras. Los tres tipos más indicados son la de cicloturismo propiamente dicha, la de montaña y la híbrida. La de cicloturismo si mayoritariamente vas a ir por asfalto, la de montaña si lo dominante van a ser caminos y pistas, y la híbrida si vas a tener un poco de todo.

La bicicleta de cicloturismo

La bicicleta de montaña

La bicicleta híbrida

Accesorios

Adaptación de la bici

Mantenimiento

Preparando tu salida

 

LA BICICLETA DE CICLOTURISMO

La bici de cicloturismo difiere en algunos aspectos con la habitual "bici de carreras". Por ello a la hora de comprarla tendremos dificultades para encontrar el material adecuado. De hecho cada vez resulta más difícil encontrar este tipo de bicis en España y las marcas que las fabrican suelen ser caras (ver algunas bicicletas de cicloturismo). Se trata de una bicicleta polivalente que nos permitirá hacer caminos si queremos aunque también andará ligera en carretera. Además podremos llevar carga sin problemas. Estas son las características aconsejables para una bici de cicloturismo:

El cuadro debe ser robusto (aunque pese un poco más), con una batalla (distancia entre ejes) un poco más larga que la de carreras que nos permita poner guardabarros o ruedas gruesas sin estrecheces. Conviene que disponga de anclajes para frenos cantilever o v-brake. Debe disponer de agujeros para poner transportín y guardabarros.

Las ruedas serán de 700 C. Siempre mejor con las llantas de aluminio de doble pared y los radios reforzados. Aconsejable que los rodamientos sean de calidad. Las cubiertas de 700 x 28 o más anchas si vamos a hacer caminos.

El manillar será de carreras, que permite mayor libertad de movimientos.

El sillín de carreras. Que tenga una estructura flexible. El mejor material es el cuero, o sillines sintéticos de calidad. En general los sillines de buena calidad cuestan más de 30 euros. Es una inversión acertada.

Transmisión y desarrollos:

El movimiento central de aluminio es lo más aconsejable. Lo mejor es tener tres platos. Si esto no es posible exigiremos un plato lo más pequeño posible para el tipo de bielas de dos platos de que dispongamos (normalmente 39 dientes). De todas formas, debido al auge de las bicicletas de montaña, es fácil hacerse con un grupo de pedalier de tres platos y unos rodamientos aceptables por un precio asequible (desde 50 Euros). La utilidad del tercer plato es que nos permite subir grandes pendientes aún llevando carga. Si no tenemos este plato podemos apañarnos con un piñón de 28 dientes como corona mayor aunque lo podemos pasar mal con la carga. Actualmente se están equipando cassetes con 9 piñones o incluso 10. Hay que tener en cuenta que el paso de 8 a 9 ó más coronas hace que éstas sean más estrechas al igual que la cadena, lo que se traduce en mayor desgaste y encarecimiento.

Algunas bicicletas de cicloturismo

Volver al principio

LA BICICLETA DE MONTAÑA

Es el tipo de bici más popular y más fácil de adquirir dada la gran oferta existente. Es un poco más pesada que la de carretera, los desarrollos (siempre tienen tres platos) permiten subir fuertes pendientes, y las ruedas son más gruesas lo que permite circular casi por cualquier terreno. El único inconveniente que tiene es que no es la más adecuada para rodar por carretera. Para hacerla más polivalente una solución es utilizar ruedas de dibujo mixto o incluso liso. Algunas cosas que debemos tener en cuenta:

Cuadro: Debemos cerciorarnos de que dispone de roscas para poder anclar el trasportín. Últimamente algunas bicicletas de gama alta no traen esta posibilidad a pesar de equipar buenos componentes.

Ruedas: Casi todas traen ya llantas de aluminio que se deforman menos y permiten una mejor frenada. Las mejores son las llantas de doble pared. Las cubiertas suelen ser siempre muy anchas, sin embargo hay que tener en cuenta que cuanto más ancha es la cubierta y más tacos tiene, mayor es la resistencia que provoca. Una solución si queremos ir mejor por carretera es poner unas cubiertas con un dibujo mixto o sin tacos que facilita mucho el rodar en carretera y apenas pierden adherencia en caminos normales:

Frenos: Normalmente son de tipo tipo V-Brake, son más potentes que los Cantilever que podemos ver en bicicletas más antiguas. También tenemos la posibilidad de frenos de disco, bien hidráulicos o mecánicos. Los hidráulicos son más efectivos pero también más caros y aunque el mantenimiento es mínimo es más complicado. Los mecánicos son más sencillos y baratos pero no ofrecen la calidad de los hidráulicos.

Suspensión: Ofrecen una gran comodidad, aunque se pierde rendimiento. Recomendamos que sea de una cierta calidad, una bicicleta con suspensión por menos de 300 Euros no es deseable. Si tiene suspensión delantera y trasera podemos encontrarnos con problemas si queremos llevar carga. Las mejores son las que permiten bloquear la suspensión, porque así podemos tener las ventajas de ambos sistemas dependiendo del terreno por el que circulemos.

 

Volver al principio

LA BICICLETA HÍBRIDA

La diferencia fundamental con una bici de montaña es que lleva ruedas de 700 C (igual que las de carretera). Suelen equipar unas cubiertas un poco más estrechas que las de montaña y con poco taco para facilitar la rodadura en carretera. También suelen estar bien preparadas para equipar con guardabarros y transportín.

Son bicicletas que pueden dar mucho juego para el cicloturista al permitir una conducción más ligera que una bici de montaña y ser a la vez robusta para los caminos y la carga. Sin embargo la diferencia no será mucha sobre una bicicleta de montaña con ruedas mixtas y bien equipada.

======================

Es importante no precipitarse a la hora de comprar la bicicleta. Una bici demasiado barata, aunque nos deslumbre su colorido y buena presentación, puede resultarnos muy poco rentable a la hora de hacer kilómetros. Y una bici demasiado cara es posible que no nos sirva para hacer cicloturismo.

 

 Volver al principio

ACCESORIOS

El transportín es imprescindible para llevar equipaje, es decir, para participar en una cicloacampada (llevar la carga a la espalda es muy perjudicial para la columna, además de sumamente incómodo e incluso peligroso al elevar el centro de gravedad). Ha de ser robusto para que no nos dé problemas en las acampadas que es cuando irá más cargado.

La luz: Es muy aconsejable llevar luz propia delante y atrás, aunque no se piense circular de noche, ya que muchas veces se invierte más tiempo del previsto. Los reflectantes y catadióptricos son aconsejables pero por sí solos son totalmente insuficientes. Recordemos que la mayor parte de los atropellos de ciclistas se producen al principio de la noche, por carecer estos de luz. Una forma segura de contar con luz propia es que la bici tenga instalada una dinamo de forma permanente y disponer de bombillas de repuesto. Los pilotos de diodos, tanto delanteros como traseros, permiten disponer de una luz potente y duradera (las pilas pueden durar hasta 200 horas), en todo caso es recomendable que dispongan de una posición de alumbrado continuo porque la parpadeante es molesta para los que van detrás y además no está permitida. Hay pilotos de diodos desde 7 Euros.

Los guardabarros son aconsejables, ya que en caso de lluvia, si no los llevas, te mojarás por abajo.

Las alforjas son necesarias para viajes de más de un día, deben ir firmemente unidas al transportín (no suele ser suficiente el método de sujección con muelle que suelen traer); por otra parte, deben ser grandes e impermeables.

La bolsa de manillar es sumamente práctica para excursiones de un día.

La pata de cabra nos permite aparcar la bici sin tener que apoyarla en paredes, árboles, señales... Es un accesorio muy útil sobre todo en las cicloacampadas, en las que necesitamos acceder a las alforjas de ambos lados.

Herramientas: Hay que salir siempre con las herramientas necesarias para reparaciones básicas. Son casi imprescindibles:

-Bomba de aire, caja de parches, disolución, lija, desmontables, cámara de repuesto.

-Destornillador, alicates, llave inglesa de 6 pulgadas, llave de radios.

-Cables de freno y cambio, aceite, bombillas de repuesto, cinta aislante, un trapo.

Para excursiones largas, además llaves allen del 3,4,5 y 6, llaves de conos, tronchacadenas, extractor para tus bielas, llave para tu piñón, 5 ó 6 radios, una cubierta, alambre fina, zapatas de freno, tornillos, tuercas, arandelas.

Todos estos detalles nos permitirán realizar excursiones por caminos, acampadas sin problemas por el peso de la bici cargada o rodar de noche si las circunstancias lo requieren.

 

 Volver al principio

ADAPTACIÓN DE LA BICI

Actualmente la geometría de los cuadros hace un poco difícil dar detalles sobre las medidas del cuadro. Para que una bici se adapte a nuestra estatura debemos tener en cuenta principalmente la altura del sillín y el manillar:

>Altura del sillín: La altura del sillín debe ser tal que en el punto más bajo de pedaleo podamos apoyar el talón en el pedal con la pierna estirada. De esta forma, al pedalear normalmente con la parte delantera del pie, la rodilla quedará ligeramente flexionada. Llegaremos al suelo con la punta de los pies.

Altura del manillar: En principio el manillar debe quedar a la misma altura o unos centímetros más bajo (hasta 6 o 7 cm) que el sillín aunque esto depende un poco de las preferencias y el tipo de conducción que se haga. Normarmente a mayor estatura el manillar puede quedar más bajo. Para una estatura media puede quedar 2 o 3 cm más bajo que el sillín. Un manillar más elevado que el sillín sólo esta indicado para paseos cortos. Aunque un manillar un poco más bajo parezca incómodo, a la larga no es así ya que se descarga peso de la espalda y el trasero, y la posición es un poco más aeródinámica. De otro lado un manillar demasiado bajo provocará tensiones en la zona cervical.

Distancia sillin-manillar. Primero debemos ajustar la posición longitudinal del sillín: ha de ser tal que al dejar caer una plomada desde la punta del sillín, ésta ha de quedar entre 5 y 9 cm. (tanto más cuanto más largas sean las piernas) más atrás que el centro de la caja de pedalier. Una vez hecho este ajuste la distancia sillín manillar es un poco variable. Una medida orientativa la obtendremos apoyando el codo en la punta del sillín y con la mano extendida deberán quedar entre 2 y 5 cm (más cuanto más altos seamos) hasta el manillar. Para conseguir esta medida deberíamos tener en cuenta solo la longitud de la tija del manillar ya que el sillín ya ha quedado ajustado (aunque podemos jugar con uno o dos cm). Igual que en el caso de la altura del manillar, una distancia exagerada tiende a cargar la zona cervical y una distancia escasa cargará la zona lumbar.

Manejo del cambio: El desarrollo a llevar será aquel que nos permita llevar una cadencia de pedaleo de 70-80 pedaladas por minuto. Cuanto mayor sea el piñón menos nos costará pedalear, pero también avanzaremos menos, con los platos ocurre lo contrario. Para poder cambiar es necesario dar pedales a fin de que pueda actuar el desviador. Para un mayor rendimiento mecánico y menor desgaste, la cadena debe funcionar lo más alineada posible, esto supone que se evitará hacer funcionar el plato pequeño con la corona menor y el plato grande con la mayor.

 

 Volver al principio

MANTENIMIENTO

Dirección: Debe estar ajustada. Se comprueba la posible holgura frenando la rueda delantera y dando empujones presionando hacia abajo. Tampoco debe estar demasiado apretada, para comprobarlo levanta la rueda delantera del suelo, la dirección debe girar libremente.

Frenos: Hay que comprobar periódicamente el desgaste de las zapatas así como de los cables.

Ruedas: Deben estar perfectamente centradas. Las cubiertas deben estar en buen estado, con dibujo. Con carga, se desgastan muy deprisa.

Cadena, platos, piñón:. Hay que limpiarlos y aceitarlos periódicamente, especialmente si se han mojado, siempre con moderación para que no se pegue el polvo. Es bueno tras echar el aceite y haber rodado un poco pasar un trapo que elimina el que sobra. El eje del pedalier no debe tener holgura, que sería señal de desgaste.

 

 Volver al principio

 

PREPARANDO TU SALIDA

Si se trata de una excursión de un día basta con que lleves una capa de agua, un gorro y un poco de comida a mano, pero si se trata de una excursión de varios días o una cicloacampada hay que ser muy cuidadoso para seleccionar el equipaje: hay que llevar lo justo, olvidar lo superfluo, que pesa, y no olvidar lo imprescindible.

Ropa: Dependerá de la estación del año y la zona por la que vayas a viajar. Como norma general se deba llevar lo puesto y repuesto de todo, nunca está de más llevar un buen jersey y unos guantes. Las zapatillas deben ser de suela dura para que no se claven los pedales en la planta del pie. Hay que ir siempre preparado para la lluvia tanto para protegerte tú, como para proteger el equipaje, para lo cual llevarás muchas bolsas de plástico.

Comida: Puedes hacerla tú o comprarla hecha. En el primer caso, no debes olvidar el material de cocina, una sartén y un cazo pequeño, cubiertos, navaja, camping-gas, un encendedor, un abrelatas. Es preferible para no acarrear peso ir comprando la comida, ahora bien, siempre debe llevarse comida que proporcione energía rápidamente, como fruta, frutos secos, chocolate. Para evitar la hipoglucemia -la típica pájara- es necesario comer al empezar a sentir hambre.

Material de acampada: Una tienda que sea ligera, saco de dormir (que irá siempre protegido en bolsas de plástico), un aislante isotérmico, una linterna.

Mapa: El cicloturista debe saber siempre donde está para lo cual debe disponer de un mapa detallado de la zona, la escala 1:200.000 es muy apropiada. Si vas a rodar por caminos los mapas del Servicio Cartográfico del Ejército o del Instituto Geográfico Nacional de escala 1:50.000 nos darán la información necesaria.

 

VP:30490,
VC:22574.

Paco Santos